El Parlament impide “poner luz” sobre la acción exterior de la Generalitat como pide el PPC

milian_comissio

El diputado del Partido Popular Catalán Juan Milián ha lamentado hoy que el Parlament impida “poner luz” sobre la acción exterior de la Generalitat rechazando las comparecencias solicitadas por el PPC. Milián ha explicado que poner luz es necesario “porque en las últimas semanas hemos escuchado posicionamientos muy contradictorios por parte del Govern y de los partidos que le dan su apoyo”. “En poco tiempo hemos pasado de escuchar que la Generalitat pretende hacer una política exterior contraria al Estado a escuchar que solo quieren hacer acción exterior como otras comunidades autónomas”, ha recordado.

En este sentido ha reivindicado la necesidad de clarificar funciones y objetivos de los diferentes responsables de la acción exterior y, por eso, “pedimos la comparecencia de los diferentes delegados de la Generalitat en el exterior, incluido el de Bruselas, que se hace llamar Representante Permanente, y también la de un representante del lobby Independent Diplomat para que, de una vez por todas, los diputados de esta cámara sepamos que trabajos está realizando este lobby con nuestro dinero, con el dinero de todos los catalanes”. “Queremos conocer la verdad, los catalanes tenemos derecho a saber”, ha remarcado.

“Sometemos a votación la comparecencia de los delegados, digamos, zombie. Aquellos que vemos, pero que andan por el mundo sin competencias y sin nadie que les entienda”, ha manifestado Milián insistiendo que “hace falta luz porque tenemos un lobby que no sabemos qué hace, un Minister suspendido, muchos altos cargos sin competencias, una representación permanente de mentira,3 embajadas fantasma, y 6 embajadas zombies”. “Entre las 3 embajadas fantasma y las 6 embajadas zombies, esto no es una acción exterior seria, sino más bien un capítulo de The walking Dead”, ha ironizado.

Durante su intervención el diputado ha anunciado también que “hoy hemos registrado también solicitudes de comparecencia de miembros de las delegaciones que no existen. Es decir, de aquellas que el Govern catalán anunció a bombo y platillo hace casi un año y que nunca más se supo de ellas: las de Portugal, Marruecos y el Vaticano”. “Son las embajadas fantasmas porque creemos que existen, ya que hay alguien cobrando un buen sueldo gracias a ellas, pero no se ven”, ha sentenciado.