Manifiesto del PPC con motivo de la Diada

01 XGA Diada 2015

Los catalanes nos encontramos hoy en un momento crucial de nuestra historia. Hace unas semanas, el presidente Artur Mas decidió convertir la actual Diada de Cataluña en un acto electoral. Al ponerla al servicio de sus intereses partidistas, una mayoría de catalanes hemos sido excluidos de lo que debería ser una fiesta de todos. Esta expulsión no es nueva. Algunas instituciones catalanas ya han sustituido la senyera, la bandera que a todos nos representa, por la estelada, que no nos representa. Hoy, por tanto, los populares queremos reivindicar, en primer lugar, la senyera, una bandera que no es ni de vencedores ni de vencidos, sino que es una bandera de pasado, presente y futuro porque representa el éxito de una Cataluña abierta y plural. Es la bandera de todos. Somos una sociedad formada por personas de diferentes orígenes, intereses y sentimientos. Y esta es nuestra gran riqueza.
Más allá de la apropiación indebida de fiestas y símbolos, es preocupante la utilización sectaria de instituciones, como lo ha sido el Parlament esta legislatura que ahora termina, o de los medios de comunicación públicos que se han rendido a una causa no compartida por la mayoría de catalanes. El objetivo de estas actuaciones de baja calidad democrática es sacar a los catalanes de España y, en consecuencia, de la Unión Europea. No lo conseguirán, pero el gran riesgo que corremos es la ruptura de nuestro marco de convivencia. El enfrentamiento promovido por las fuerzas independentistas amenaza, por un lado, las libertades de una parte de los catalanes y, por otro, la recuperación de todos nosotros. La irresponsabilidad política es la peor noticia para la recuperación económica. La inestabilidad política es enemiga de la prosperidad de los catalanes. Por ello, hoy el Partido Popular también reivindica su compromiso con lo que realmente nos une a todos los catalanes: la lucha contra el paro y la pobreza que, aún ahora y a pesar del crecimiento económico, afecta a demasiadas familias. Como también queremos poner en valor la importancia de la Constitución española y el Estatuto constitucional de Cataluña como garantes de los derechos y libertades de todos y cada uno de los catalanes. Sin excepción. El respeto por el marco de convivencia de los catalanes y la responsabilidad política son dos pilares sin los cuales no es posible dejar una sociedad mejor a nuestros hijos.
Por lo tanto, debemos materializar el cambio en Cataluña. No un cambio de fronteras, sino un cambio de gobierno, de políticas y de discurso. Los catalanes no estamos condenados a sufrir el independentismo. Lo podemos y lo debemos superar. Tenemos que romper el silencio y hablar alto y claro. Sin ir en contra de nadie, podemos construir un proyecto de libertad, concordia y recuperación que ofrezca a nuestros hijos un futuro mejor. El Partido Popular Catalán está dispuesto a liderar este cambio.
¡Feliz Diada a todas y todos!