Sánchez-Camacho: “Con un gobierno del PP no habrá ministros antisistema ni estaremos sometidos al chantaje de los radicales”

13315474_10209144451390348_4372308064871712152_nLa presidenta del PPC, Alícia Sánchez-Camacho, ha asegurado hoy que “con un gobierno del PP no habrá ministros antisistema ni estaremos sometidos al chantaje de los radicales”. En este sentido, Sánchez-Camacho ha afirmado que “hay dos modelos de gobierno: el que representa el Partido Popular –con políticas serias, con moderación e impulso de la actividad económica´- y el que representa el Gobierno de la Generalitat, un gobierno paralizado y sometido al chantaje de la CUP, que se quién esta apoyando al violentos del barrio de Gràcia”. “Así sería un gobierno de España en el que estuviera Podemos, los defensores del rijamos bolivarià”, ha apuntado.

Como muestra de este chantaje, la presidenta del PPC ha señalado el “silencio clamorós que ha mantenido el presidente de Generalitat estos días sobre los incidentes de Gràcia, para no molestar sus socios de la CUP”. Sánchez-Camacho ha constado que “este no es el modelo que nosotros queremos, como tampoco queremos que se premie la violencia, como hecho CDC pagando el alquiler de los violentos con los impuestos de todos los barceloneses”. En este contexto, la presidenta del PPC ha trasladado su apoyo a la actuación de los Mossos d’Esquadra, defendiendo los derechos y las libertades de los catalanes, así como su solidaridad a los comerciantes y vecinos del barrio de Gràcia que se están viendo afectados por estas actuaciones violentas que están convirtiendo Barcelona en referente okupa y antisistema en Europa”.

Finalmente, y preguntada por la conferencia que ha pronunciado Carles Puigdemont esta mañana en Madrid en la que pedía valentía en la defensa de los objetivos independentistas, Sánchez-Camacho ha manifestado que “el que tendría que tener coraje y valentía es él para garantizar la convivencia y la seguridad al barrio de Gràcia, para no permitir más el chantaje de la CUP y dejar de ser un gobierno con las manos ligadas por los radicales que no puede ni aprobar presupuestos”.