Sánchez-Camacho: “El supuesto acuerdo entre CiU y ERC es una estafa”

01 RdP ASC 19.01.15 · Apela a “la generosidad del resto de partidos constitucionalistas para, a partir del 27 de septiembre, constituir un gobierno alternativo, porque los catalanes no tienen porqué estar condenados a ser gobernados por los nacionalistas”

· Afirma que “Pedro Sánchez no puede dar lecciones a nadie, cuando su partido ha sido cómplice del proceso de Mas, apoyando el derecho a decidir desde el primer momento y a una ley de consultas que permitió llevar a cabo la farsa del 9N”

La presidenta del Partido Popular Catalán, Alicia Sánchez-Camacho, ha afirmado hoy que “el supuesto acuerdo entre CiU y ERC es una estafa porque ni han convocado elecciones en marzo, ni han hecho una lista única, ni harán plebiscitarias, porque las del 27 de septiembre, serán unas elecciones autonómicas”. En este sentido, Sánchez-Camacho ha afirmado que el único acuerdo entre el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el presidente de ERC, Oriol Junqueras, “es para seguir engañando a los catalanes prometiéndoles una Cataluña independiente y para tapar la corrupción de CiU, evitando con los votos de ERC que Mas, hijo político de Pujol, comparezca en la comisión de investigación”.

En esta línea, Sánchez-Camacho ha asegurado que “ERC se descalifica por sí misma, ayudando a aprobar ahora unos presupuestos cuando dijo que nunca más votaría unos presupuestos autonómicos y retirando unas enmiendas a la totalidad que fueron puro tacticismo”. Asimismo, y tras las declaraciones de Junqueras en las que aseguraba que el acuerdo con Mas es de mínimos, la presidenta del PPC ha considerado que “el proceso separatista está en una vía muy frágil, con el enfrentamiento entre CiU y ERC para liderar el independentismo”.

GRAN PACTO DE LOS PARTIDOS CONSTITUCIONALISTAS
Por otra parte, la presidenta del PPC se ha referido al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que “ayer se presentó como el abanderado de la concordia haciendo unas declaraciones desde la hipocresía más absoluta”. En esta línea, ha manifestado que “Pedro Sánchez no puede dar lecciones a nadie, cuando su partido en Cataluña ha sido cómplice del proceso de Mas, apoyando el derecho a decidir desde el primer momento y a una ley de consultas que permitió llevar a cabo la farsa del 9N”.

Sin embargo, Sánchez-Camacho ha señalado que “los socialistas todavía están a tiempo de rectificar y posicionarse claramente al lado de los que defendemos la democracia y la convivencia, dejándose de ambigüedades y complejas”. En este sentido, la presidenta del PPC, ha manifestado que “dada la gravedad de la situación, en Cataluña hay un gran pacto entre los que defendemos la Constitución y la convivencia” y ha pedido “generosidad al resto de partidos constitucionalistas para, partido del 27 de septiembre, constituir un gobierno alternativo, porque los catalanes no tienen porqué estar condenados a ser gobernados por la oligarquía nacionalista para siempre”. “Es necesario que, ahora que el independentismo está desinflando, despierte la mayoría silenciosa que no quiere dejar de ser ni española ni europea”, ha añadido.

En este contexto, ha considerado que “ahora es la hora de gobernar y de desmontar todas las embajadas y estructuras de estado, para aumentar las inversiones en educación, en la lucha contra la pobreza, en políticas de empleo o industriales”. Para Sánchez-Camacho, “es la hora de dejar de crear embajadas para internacionalizar un conflicto inventado y empezar a apoyar a la atracción de inversiones extranjeras en Cataluña” y ha recordado que mientras estas inversiones crecen en el resto de España, en Cataluña han caído un 45% de enero a septiembre de 2014 respecto al 2013. “internacionalizar conflictos en lugar de internacionalizar la economía tiene un precio demasiado caro para el bolsillo de los catalanes”, ha señalado.

Finalmente, la presidenta del PPC ha anunciado que el próximo 3 de febrero pronunciará una conferencia abierta a la sociedad catalana en la que “presentaremos nuestra alternativa de gobierno frente la obsesión nacionalista”. “Defendemos el constitucionalismo y la convivencia, así como la recuperación de las prioridades de los catalanes como eje de la acción de gobierno: la salida de la crisis, la reducción del desempleo, la lucha contra la pobreza, la calidad de la educación y la garantía del estado del bienestar”.